<AEC_Necesita_Ayuda/>

¿Qué estás buscando?

<Good_things_happen/> Welcome to Conference
>Todo CIC4.0 >La nueva revolución digital nos permitirá construir una nueva realidad económica y social
La nueva revolución digital nos permitirá construir una nueva realidad económica y social

La nueva revolución digital nos permitirá construir una nueva realidad económica y social

Llevamos ya tiempo inmersos en la revolución digital.  Una revolución que está cambiando el mundo como ninguna otra lo había hecho antes y de cuyo impacto nadie escapa.

No obstante, a la mayoría de las personas y organizaciones les costaba comprender las profundas implicaciones que esta transformación tendría en su día a día. Con el COVID-19 y, de la noche a la mañana, la vida se trasladó del espacio físico -donde se detuvo- al mundo digital. La red se convirtió en nuestro cordón umbilical, entendimos la importancia que la conectividad tenía en nuestras vidas como columna vertebradora tanto de la sociedad como de la economía.

Nuestros hábitos y comportamiento cambiaron y, en unos meses, avanzamos en digitalización lo que hubiera requerido un lustro en condiciones normales. Fuimos conscientes entonces de lo que significaba esa “revolución digital”. 

La pandemia ha supuesto un punto de inflexión y ha hecho más ambiciosas a las empresas a la hora de acometer sus planes de transformación digital y acelerar la adopción de tendencias como el teletrabajo para dar continuidad a su negocio. Se entendió como nunca la importancia del cloud, IoT, big data o la ciberseguridad.

Pero, ahora que ha pasado más de un año de esta aceleración, las empresas deben pararse a analizar si, más allá de dar respuesta a la emergencia, tienen un plan de transformación que las ayude a conseguir sus objetivos. De no ser así, es prioritario que lo establezcan.

La industria 4.0 se enfrenta a un propósito renovado, en el que por ejemplo, podríamos empezar a hablar de una industria 5.0 con las personas y la sostenibilidad en el centro. Las tecnologías habilitadoras son el IoT, el big data, la inteligencia artificial, el cloud, el blockchain, la impresión 3D, la realidad mixta, 5G y, por supuesto, la ciberseguridad, entre otras. Pero de nada sirve usar las TIC sin una finalidad clara.

La automatización permite mejorar la eficiencia, minimizar los fallos o reducir el time to market. En el nuevo contexto se trata también de identificar nuevas áreas de negocio.  La tecnología es solo el medio. Entre otras ventajas, las TIC ayudan a mejorar los procesos y sistemas, reducen costes, permiten la trazabilidad, hacen posible una fabricación personalizada o suponen ventajas en logística y almacenamiento, que impactan en el transporte y el medioambiente.

Así, la industria conectada es ágil, flexible y más competitiva. Pero también más humana. Es una oportunidad para que las personas aumenten sus capacidades y aporten valor añadido a la tecnología, y para que ésta contribuya a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y a garantizar la evolución y resiliencia de nuestro modelo empresarial. 

Además, la transformación la llevan a cabo las personas y es necesario ayudarlas con su digitalización y poner el énfasis en la cualificación y en la formación continua, tanto en la empresa con programas de reskilling como en la sociedad impulsando la formación en competencias STEM.

La eficiencia energética y la sostenibilidad deben ser otro pilar fundamental de este nuevo modelo productivo y económico. 

Por todo ello, esta revolución digital, acelerada por el COVID-19 y los cambios que se están produciendo en todos los ámbitos de la sociedad, representa una de las mayores tormentas perfectas de todos los tiempos para la reconstrucción económica y social, que sin duda alguna vendrá de la mano de una digitalización verde.

Autor: Emilio Gayo, Presidente de Telefónica España.

LinkedIn: Emilio Gayo, Presidente de Telefónica España.

Twitter: @egayor