<AEC_Necesita_Ayuda/>

¿Qué estás buscando?

<Good_things_happen/> Welcome to Conference
>Aplicación a sectores industriales >2020-2030, la década de la masificación para la Industria 4.0.
Telefónica post

2020-2030, la década de la masificación para la Industria 4.0.

Europa ha decidido recuperar en esta década el liderazgo mundial en torno a la digitalización con una impronta y personalidad propia que giran alrededor de nuestros propios valores de respeto, seguridad y sostenibilidad. Para ello ha publicado, la que se denomina la Brújula Digital (La Década Digital de Europa: objetivos digitales para 2030 | Comisión Europea), donde define estrategias claras hasta el 2030.

Dentro de sus ejes, la trasformación digital de las empresas supondrá una completa revolución y la masificación en el uso del dato, y en gran medida, una soberanía tecnología en el desarrollo y masificación del cloud, ciberseguridad, inteligencia artificial, Big Data e IoT, con un foco innegable en la industria. Detrás, está la apuesta decidida de la Comisión y de las Administraciones Públicas por construir un marco de políticas favorables a la industria 4.0. Este salto de modernización es obligatorio en nuestro tejido productivo para mantener su competitividad y resiliencia, además de ser una respuesta al mismo mercado en su evolución, ya que precisa de agilizar los procesos industriales y automatizar las cadenas de montaje, acelerando la producción de mercancías, reduciendo los errores en su fabricación y haciendo que lleguen al Mercado en un menor periodo de tiempo. Y todo ello gracias al uso intensivo del dato y de la IA y, por supuesto, a la conectividad total de las fábricas.

Por eso es ahora que estas capacidades y soluciones tecnológicas van a vivir su mayor impulso, ya que el 5G y el avance en la digitalización, pero también el confinamiento al que nos obligó la crisis sanitaria, han servido de palancas para que esto ocurra a una mayor velocidad.

El resultado es que las soluciones industriales basadas en las nuevas tecnologías son el catalizador para que el resto de las industrias se digitalicen, y tenemos ejemplos como el de Navantia, Gestamp y el Puerto de Bilbao. Navantia, nuestra empresa señera que fabrica buques y otras embarcaciones de gran envergadura, está inmersa en un Plan de Transformación Digital, y se sirve de la tecnología para ser más rápida a la hora de identificar, desarrollar e implantar nuevas tendencias y modelos de negocio. Por ejemplo, gracias al uso de gafas de realidad virtual se puede procesar en tiempo real el escaneado en 3D; y el despliegue del 5G y la implantación del Edge Computing permiten visualizar en un escenario real las diferentes piezas que deben acoplarse en cada fase del proceso, detectando en un instante posibles fallos de diseño antes de pasar a la fase de la construcción.

 

Telefónica post

 

También la fábrica inteligente o “Smart Factory” ayuda a seguir innovando con un menor coste a empresas del mundo de la automoción, como es el caso de Gestamp, en un momento de gran disrupción tecnológica con la llegada del coche conectado y del vehículo eléctrico. Gracias al concepto de ‘gemelo digital’ se crea un modelo virtual de fábrica real que optimiza el proceso de producción, convirtiéndose en una valiosa herramienta para la toma de decisiones. A través del 5G se conectan los elementos físicos de la planta industrial durante su funcionamiento y gracias al Multi Access Edge Computing (MEC), se procesan en esa nube “próxima”, generando un modelo virtual inteligente que permite validar escenarios y resolver a priori los problemas que puedan surgir con más precisión y en menos tiempo.

Por último, aplicando la tecnología del Deep learning (algoritmos para la visión de inteligencia artificial más precisos) sobre el edge computing mediante redes de alta velocidad y baja latencia (5G) se consigue automatizar los accesos al Puerto de Bilbao; esto optimiza los procesos de entrada y salida de los vehículos que acceden a él y la trazabilidad de las mercancías, además de facilitar que se reduzca el tiempo de espera de los vehículos y que además se ahorren emisiones de CO2.

Porque la digitalización, recordemos, no solo impacta en los procesos industriales para que se hagan de forma eficaz. Detrás debe existir innovación y producto o servicio mejorado, y lo más importante, creación de startups y de empleos de mucha mayor riqueza y sofisticación tecnológica, siempre con esa visión de sostenibilidad que define nuestras políticas europeas de digitalización. Así conseguimos que las soluciones tecnológicas no sólo sean eficaces, sino que también estén al servicio de las personas y de la protección del planeta, reduciendo el impacto ambiental.

 

María Eugenia Bórbore Mestre, Gerente de Desarrollo de Negocio por Verticales en Telefónica

Linkedin: María Eugenia Bórbore

Twitter: @meborbore