Ciudades Tecnológicas 5G

Congreso de Industria Conectada 4.0 > Blog CIC 4.0 >

El camino hacia el 5G y su repercusión en la automoción

24 septiembre, 2018 | Aplicación a sectores industriales, Industria Conectada 4.0, Todo CIC4.0 | , , , , , ,

Gracias al interés suscitado por todas las novedades que trae 5G (comunicaciones de ultrabaja latencia, anchos de banda de Gigabits por segundo, la explosión del Internet de las cosas, etc.) nuestros clientes han empezado a pensar qué nuevos modelos de negocio, servicios y productos, serán posibles gracias a esta tecnología.

Concretamente, en el sector de la automoción, 5G permitirá la conducción totalmente autónoma y la gestión centralizada del tráfico gracias a capacidades como la reducción de la latencia hasta 1ms, fiabilidad del 99,999% y anchos de banda de hasta 1Gbps por cada sensor. Casos de uso como el aviso de colisión delantera, la alarma por condiciones climatológicas, el aviso de peligro inminente, los convoyes automatizados, etc.,se convertirán en una realidad. Buscando adelantar estas capacidades futuras, Telefónica está probando en su red tecnologías como Edge Computing, la cual nos permitirá acercar parte de la inteligencia de nuestros servicios al borde mismo de la red con el fin de conseguir comunicaciones de alta capacidad y latencias muy inferiores a las disponibles hasta ahora.

Tal y como se puede ver en la siguiente imagen, el concepto V2X (Vehicle to Everything) abarca las comunicaciones V2V (vehículo a vehículo para ofrecer seguridad en la carretera), comunicaciones V2P (vehículo a peatón, para notificación de alertas a peatones, ciclistas…), comunicaciones V2I (vehículo a infraestructura de carretera como son los semáforos para la gestión del tráfico) y comunicaciones V2N (vehículo a la red, para ofrecer rutas, servicios cloud, etc.) haciendo realidad un ecosistema de cooperación en torno al vehículo.

Estas comunicaciones son posibles gracias a la tecnología C-V2X (Cellular Vehicle to Everything), definida y estandarizada por 3GPP desde release 14 y posteriores, que define una evolución constante con compatibilidad retroactiva permitiendo a la conducción evolucionar desde la asistencia a la conducción hasta la propia conducción autónoma y colaboración entre vehículos apoyándose en la red móvil del operador.

La ventaja de emplear la tecnología V2X sobre la red móvil (C-V2X) es que proporciona a los vehículos una información adicional del entorno vial, que permite aprovechar la infraestructura de red existente sin tener que hacer despliegues específicos. Además, los vehículos podrán comunicarse punto a punto con latencias de hasta 1ms, desbloqueando casos de uso de conducción cooperativa avanzada.

Entonces, ¿Cuáles son los servicios para el coche del futuro?

Son dos los grandes tipos de servicios que se van a poder ofrecer:

  • Por un lado, servicios de ITS (Intelligent Transport System), entre los que se encuentran la avisos de colisiones, gestión del tráfico, servicios de seguridad con peatones, etc.). Son servicios que requieren transmisiones frecuentes, comunicaciones de corto alcance, son muy exigentes a nivel de latencia y Este tipo de servicios necesitan de nuevas tecnologías adaptadas al área del transporte y aquí es donde entra en juego la tecnología C-V2X.  Los servicios de ITS a su vez se pueden subdividir en dos tipos de categoría faseadas en el tiempo: conducción asistida y conducción autónoma.
  • Por otro lado lo que llamamos servicios de infotainment y telematics (comunicaciones puntuales, diagnóstico del vehículo, planificación de rutas, entretenimiento y acceso a contenidos, etc.). Servicios poco exigentes en cuanto a latencia se refiere y que necesitan de una cobertura amplia y un ancho de banda alto en movilidad.

¿Cuál es nuestra visión del coche del futuro?

 El coche del futuro será un coche altamente inteligente y seguro, estará siempre conectado y será cada vez más autónomo y más híbrido, siendo capaz de:

  • Mejorar la seguridad en carretera.
  • Incrementar la eficiencia en el flujo del tráfico.
  • Reducir las emisiones y la polución.
  • Ofrecer nuevos servicios de información y entretenimiento al conductor.
  • Aportar y obtener información de la ciudad (Smart cities).

¿Qué estamos haciendo en Telefónica?

En España, Telefónica ha sido pionera montando la primera pista de pruebas con red 5G para coche conectado. Los visitantes del MWC’17 tuvieron la oportunidad de experimentar la conducción remota de un vehículo en Tarragona, gracias a la baja latencia y súper ancho de banda desplegado.

Telefónica también participa en el proyecto europeo Concorda, cuyo objetivo es crear entornos de pruebas reales (tramos de carretera de varios países europeos), para probar los principales casos de uso de V2X: la conducción automatizada en autopista, el convoy automatizado de camiones y la prevención automática de colisión.

Además, dentro del proyecto “Ciudades Tecnológicas 5G” y en colaboración con SEAT, hemos mostrado dos casos de uso relativos a la conducción autónoma y coche conectado:

  • Vehículo autónomo 5G con consumo de contenidos a bordo:

Se trata de la primera demostración 5G en hacer uso de la banda 3,5 GHz en movilidad. En este caso de uso se mostraron las capacidades del 5G mientras discurre la conducción autónoma, en concreto la alta capacidad de transferencia de datos y ultra baja latencia a través de la descarga en streaming de contenidos de alta definición; la creación de un entorno de trabajo en el vehículo con aplicaciones de oficina virtual y la asistencia a la conducción remota a partir del análisis y procesado de los datos de telemetría enviados por vehículo autónomo en tiempo real.

  • Conducción asistida a través de la red móvil:

Se trata del primer demostrador de la tecnología C-V2X en España con el próposito de permitir las comunicaciones vehiculares haciendo uso de la infraestructura móvil existente. En este demostrador se dotó de conectividad al vehículo así como a la infraestructura vial. Haciendo uso del Edge Computing, se desarrollaron dos alertas de asistencia a la conducción que consistían en el aviso de peatón en curva ciega a la derecha y en el aviso de cambio inminente de semáforo en ruta de verde a rojo.

Se demostró así el potencial que existe al combinar el protocolo C-V2X con la información recogida de sensores adicionales (una cámara de detección de presencia de peatones instalada en un semáforo), para proporcionar información sobre el entorno del vehículo y aumentar la seguridad en la carretera.

Leticia López Domingo es experta en innovación de Telefónica.

 

 

KEEP READING